• es
    • en
    • fr
    • de
    • it

VIAJANDO EN EL TIEMPO

Suscríbete a nuestra Newsletter

UNA HISTORIA PARA RECORDAR

Hasta 1929, el Vaticano no contaba con una flota de automóviles propia, solo disponía de carrozas. Sus primeros coches fueron un obsequio recibido con motivo de la firma de los Pactos de Letrán, que reconocían la soberanía del Estado del Vaticano. En los años siguientes, se adquirieron múltiples automóviles y algunos de ellos se convirtieron en medio de transporte oficial para los desplazamientos del Papa. Modelos históricos y testigos de la memoria, estos espléndidos vehículos han sido recreados en miniatura  con una meticulosa atención por los detalles de la mano de Brooklin Models  en Bath, en Inglaterra.

UN RELATO CONTADO A TRAVÉS DE LOS PEQUEÑOS DETALLES

Los productos Brooklin Models, auténticas obras de arte realizadas en metal blanco pesado con técnicas de joyería, pacientemente pintadas a mano con pinturas y chapados de calidad y cuidadosamente ensambladas, nacen como testigos del tiempo y están concebidos para gozar de una larga vida para el recuerdo.